diumenge, 24 d’abril de 2011

Sigo caminando en el desierto del deseo, tantas madrugadas me perdido en el recuerdo viviendo el desespero y muriendo en la tristeza por no ver cambiar ese destino..
Ni te imaginas cuanto te echo de menos, tengo miedo de sufrir cada segundo de tu ausencia, son paginas que inundan tu fragancia, y me condena vivir preso en la cárcel de la distancia. Pero aun así sonrío.

divendres, 22 d’abril de 2011

- Algo que añadir?
- Sí!
- Dilo ya, y calla para siempre!
- Pues... Es todo lo que necesito, mas que una simple palabra, mas que todo. Es GENIAL!
En la Habana de mi mundo, en cada playa, en cada parque, en todas partes estas tu.
Hoy yo, Ingrid Gómez Bailón, digo que jamás quise a nadie como te quiero a ti... Es como cuando llueve y hace sol, es precioso amarte.
Y hoy en una habitación desconocida, me sigo acordando de cada instante que hemos pasado juntos. Cada momento inolvidable, cada beso, cada caricia, cada "te quiero" en la oreja, la primera y las muchas veces que nos hemos cogido de la mano, la primera vez que sentí tu calor, tus labios... Es que exactamente es imposible olvidarse de cada momento juntos.
Y ahora que me voy a divertirme, es imposible. Me faltas tu para completar esta tarde de soledad..

dijous, 21 d’abril de 2011

t'estimo, no hi ha cap més altre remei... Potser si que hi ha de remei, m'agradaria poder-lo saber, si estigues amb tu cada instant ho sabria tot de tu i mai voldries tornar enrrere. Jo mai pensaré que no m'has estimat, que només jo t'he estimat més que tu a mi. Fes-te saber que ningú t'estimarà com jo.

Nunca pensé que llegaría, y tampoco nunca creí en ese momento. Pero pasó y nunca, podré agradecer a este destino lo feliz que soy por verte sonreír, por escúchar tus te quieros, y lo feliz que soy por ver como me escapo de este mundo cojida de tu mano.
Almenos tengo el recuerdo de que me querías, de que era tuya y que tu eras mio. Ahora solo sé que ya no eres mio, que ahora soy de otro. Que ahora tengo dueño y que ya no te quiero. Ahora solo tengo ojitos para él, para el que me acompaña, para el que me quiere de verdad. Sinceramente me costó, me costó olvidarte fuistes muy importante para mí. Ahora yo soy importante para él y él lo es para mí. Porque el me enfria y yo lo caliento con mi cuerpo, porque algo sucedió aquel diciembre de un año complicado. Un año que eché atràs solo de pensar lo mal que lo puede pasar.